martes, 29 de abril de 2014

DIVERTIRSE Y APRENDER JUGANDO

Durante la infancia, la vida es un juego para los más pequeños. Hay que dejarlos que se diviertan, ya tendrán tiempo de obligaciones adultas. Pero el tiempo de juego hoy en día se está convirtiendo en un ocio sedentario tanto mental como físicamente. Las nuevas tecnologías pueden hacer mucho mal si no se enseña a usarlas de forma educativa. Cada vez hay más niños que ocupan su tiempo libre con los videojuegos frente al ordenador o la tele, o viendo series nada culturales y educativas y no aptas para su edad o con teléfonos móviles. Los niños pasan cada vez más horas en frente del televisor, el ordenador, los móviles y los videojuegos y esto no es disfrutar del tiempo libre.

Debemos enseñar a los niños a divertirse jugando de una forma educativa y que sea provechoso para ellos y para que a la larga les ayude a desenvolverse en otras situaciones. Como dijo Howard Gardner cada persona es única y diferente, y no existe una sola inteligencia sino que existen múltiples inteligencias. Todos los niños tienen talentos y habilidades (que Gardner llama inteligencias) y nosotros debemos reconocer los principales tipos de inteligencias que tiene un niño y ayudarles a utilizarlas. Todo ello sin olvidar estimular el resto de habilidades.

Existen juegos muy divertidos, que además de ser muy educativos, pueden enseñar a desarrollar las inteligencias de cada niño y fomentar su creatividad, imaginación, la concentración y también los ayuda a relacionarse con otros niños. Son juegos que fomentan valores muy fuertes en nuestra sociedad que se están perdiendo en el momento de ocio de los más peques.


En Ludiland enseñamos a los peques a que disfruten de su tiempo de ocio aprendiendo, y como nuestra filosofía se basa en la teoría de las Inteligencias Multiples de Howard Gardner, apostamos porque los juegos de los niños sean adaptados a esas inteligencias. Juegos que van desde el primer año de edad hasta los 10 años y que estimulan la inteligencia lingüistica,matemática, intrapersonal e interpersonal, espacial, ecológica, artística y musical.

Porque el ocio no solo es ir al parque, comer golosinas, jugar a videojuegos o ver la tele. El ocio debe ser educativo y más en la infancia que es cuando los más pequeños pueden disfrutar de ese tiempo y cuando son más sensibles a captarlo todo, tanto bueno como malo, por ello tenemos que hacer que ellos se diviertan sin malos hábitos y aprendan jugando.




                            


No hay comentarios:

Publicar un comentario