miércoles, 21 de mayo de 2014

DE UNA EDUCACIÓN OBSOLETA A LA EDUCACIÓN INTELIGENTE

Los datos que aprendí en la escuela ya los he olvidado… Sin embargo, recuerdo a mi maestra animándome a apostar por mí misma, juzgando mi trabajo positivamente para reforzar mi autoestima, animando a toda la clase a cantar cuando estábamos más aburridos (consiguiendo conectar de nuevo con nosotros),… Quizás no recuerde todas las capitales del mundo, pero sé que puedo competir, sé que puedo conseguir todo lo que me proponga (o por lo menos intentarlo), sé que puedo aprender cosas nuevas, que puedo gestionar mi tiempo con sabiduría,... Porque pasaron personas por mi vida que me enseñaron a acumular conocimientos, pero otras me dieron las herramientas, incentivaron mis ganas de superarme y entrenaron mi capacidad de resolución.

Y ahora hemos descubierto que los niños no tienen talento o lo tienen escondido. Los nuevos modos de vida han propiciado esta situación. Los niños antes se educaban con amor y cariño, y nadie le ponía nombre y apellidos como “Inteligencia Emocional”. Lo llamábamos “papá y mamá”.
La incorporación de la mujer al trabajo, la necesidad de “aparcar” a los niños en grupos donde no existe la individualización, este ritmo acelerado que vivimos en el que no nos paramos a “educar” a nuestros hijos, sino que los educamos inconscientemente. Todo ha favorecido a crear una sociedad sin inquietudes ni iniciativa, sostenida por el funcionariado y las ayudas sociales.

Hemos fracasado, sí, y buscamos nuevos métodos educativos en la escuela, cuando en realidad debería intervenir toda la comunidad educativa; y con esto volvemos a pedir el tiempo de los padres. 

(Aurora Fernández, profesional de la educación y madre además alumna del Curso sobre Inteligencias Múltiples)

Esta es la opinión de Aurora, basada en su vivencia y experiencia como alumna, profesional de la educación y madre. Parece mentira pero al leerlo son muchas las personas que se sienten identificadas en estas palabras, tanto padres y madres como los mismos educadores.

Vivimos en una sociedad donde la educación se está quedando obsoleta y en la cuál surgen nuevas ideas, recursos y formas educativas que si consiguen las expectativas que la anterior no ha causado. La educación basada en la teoría de Las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner está apostando muy fuerte en el presente y en el futuro educativo. Un método basado en la estimulación y desarrollo de los talentos de los niños, donde todos son diferentes y la inteligencia o el talento no es único y global sino que poseen múltiples inteligencias. Centrado en una educación personalizada donde los profesores y maestros serán los guías y los que ayudarán a reconocer los principales tipos de inteligencias que tienen los niños ayudándolos a utilizarlas. Todo ello sin olvidar estimular y desarrollar el resto de habilidades.

                                    

Este método rechaza el aprender de memoria, con acumulación de datos, esta metodología apuesta por la práctica, por la experimentación, la investigación, la imaginación, la autonomía. Es decir, debemos dejar que ellos experimenten, eligan lo que más le gusta y les apasione, dejarlos que ellos mismos se descubran y después nosotros seremos los encargados de ayudarles a que desarrollen eso que les gusta, que será en sí, una de sus habilidades. Esta teoría también ayuda a fomentar la creatividad y la imaginación de los niños, y en los más pequeños la mejor manera será a través de la diversión y el juego, puesto que es algo que forma parte de su infancia.
Los mayores debemos enseñar a los más pequeños que para aprender no siempre todo sale a la primera, no siempre se gana. Hay que motivarles para que se levanten y vuelvan a intentarlo y continúen, porque eso es el aprendizaje, aprender de los errores para saber enfrentarte a todo tipo de situaciones. No hay que obligarles a ello, sino motivarles a hacerlo para que crean en ellos mismo. Eso va significar un gran aliento de autoestima.

Educación diferente y personalizada, habilidades e inteligencias, estimulación y desarrollo, investigación, experimentación, imaginación, aprendizaje, creatividad, autonomía, diversión, juego, autoestima, motivación. Todos estos términos encajan y engloban un nuevo modelo de educación que poco a poco se está haciendo un hueco en nuestra sociedad y la sociedad del futuro. Por ello,en Ludiland  apostamos por este modelo educativo, ofrecemos un Curso sobre las Inteligencias Multiples para los profesionales del ocio y la educación. Esa la segunda edición de este curso, que vamos a ofrecer debido al gran éxito del anterior y la gran demanda de los profesionales.

                                                 


Porque toda la comunidad educativa debería apostar por este modelo de aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario