viernes, 9 de mayo de 2014

SE APROXIMAN LAS VACACIONES

Mayo primaveral y solo falta poco más de un mes para las vacaciones de verano. El gran dilema para muchos padres es saber que hacer con sus hijos en vacaciones, ya que muchos de ellos trabajan y sus vacaciones son más cortas que las de los pequeños. Una de las opciones más habituales son los campamentos de verano y la piscina. Los campamentos de verano son una buena opción para ocupar el tiempo libre de los niños de una manera divertida. Pero también debemos ver y atender a los gustos de nuestros hijos para que ellos puedan ocupar su tiempo de ocio de manera placentera, que ellos estén a gusto con lo que están haciendo, que no se aburran y no se sientan desplazados y desubicados en un lugar o con una actividad que a ellos no les atrae. El tiempo libre suele ser un tiempo de juego y diversión, pero podemos hacer que ese espacio sea educativo y atractivo para ellos.

Observar que es lo que le más le gusta hacer a tu hijo,y estimular aquello que mas le guste ocupando su tiempo libre en desarrollarlo mediante actividades divertidas pero también inteligentes. Por ejemplo, si observáis que a vuestro pequeño le encanta dibujar en su tiempo libre, que es aquello que más le apasiona, ¿porqué no estimularlo? y dejar que desarrolle esa habilidad en actividades, clases o talleres de pintura, arte y dibujo. O veis que vuestra hija está siempre en casa bailando con la música y le encanta ver programas de baile en la tele; porqué no llevarla a clases de expresión corporal y baile para que ella pueda desarrollar aquello que más le gusta.
Aunque en ese momento aún no lo sepan ellos ni nosotros mismos, en un futuro esos niños pueden llegar a ser un gran artista y sus pinturas las mas visitadas del museo Picasso o una bailarina de danza moderna de las más cotizadas de España. Es algo que no se sabe desde un principio, pero debemos incentivar a los niños a que hagan lo que les gusta, aunque cometan errores, nadie nace aprendiendo, y debemos dejarlos caer y que se levanten ellos mismos, siempre con el apoyo y el estimulo de los padres que son los que mejor conocen a sus hijos.

Que mejor forma que ocupar el tiempo libre del verano y las vacaciones de los más pequeños haciéndolo de forma educativa, creativa y sobre todo que sea algo que a ellos les motive a continuar y que sea provechoso para su futuro. Hay multitudes de actividades en verano que pueden ayudar a los más pequeños a crecer y a desarrollarse. La infancia es la mejor etapa porque los niños son como esponjas que lo absorben todo. Además de aprender a montar en bici, a nadar, baile moderno o clásico, pintura y dibujo, artes marciales, inglés o a tocar instrumentos, también van a aprender lo que es la superación, la concentración, el trabajo, relacionarse con los demás niños y adultos y también con personas de otras culturas e idiomas.

 El verano y las vacaciones pueden hacer que sus hijos disfruten de su tiempo libre aprendiendo y desarrollando nuevas habilidades y conocimientos pero también creciendo pasito a pasito en cosas y circunstancias con las que se van a topar en el día a día durante toda su vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario