viernes, 8 de enero de 2016

PROPÓSITOS EN FAMILIA PARA EL NUEVO AÑO

Un nuevo año siempre es algo magnífico para celebrar en familia. El tiempo va pasando, los vamos viendo crecer y esto ya en sí mismo, es  una pasada. Son momentos propios también para pensar en el plan de acción de aquello que siempre pensaste “ hacer al año que viene". Pues bien ya ha llegado ese momento.

Dentro de la creatividad aplicada que nos gusta desarrollar en Ludiland, de nuestra cultura emprendedora, es básico ponerse metas que puedan ser conseguidas ( no imposibles ) y ponernos manos a la obra con algunas acciones muy concretas:

La única manera de transmitir esto en casa es ser consecuentes, que nuestros hijos nos vean inquietos, curiosos,  con incesantes ganas de aprender, pero también poniendo los medios para ello. Es importante que también no vean que  empezamos mil proyectos, para después no acabar ninguno.

Ha llegado el momento, ha llegado el nuevo año. ¿Qué dije en voz alta (con ellos) qué haríamos? Entonces ahora toca:  hay que hablar: ¿será en fines de semana o a diario ? ¿a qué hora ? ¿apuntarme a algo nuevo ? ¿tendré que borrame de algo? ¿me costará dinero ? ¿ahorramos juntos ? ¿ en mi ciudad o en otro sitio?
Todo esto toca hablar en familia. Nosotros, desde nuestra filosofía y nuestros valores, lo tenemos claro . Los propósitos deben ser fundamentalmente dos:

1- Pasar más tiempo en familia, disfrutando de estos años.

2 - Sacar más partido al ocio. Que sea más divertido y más educativo a la vez.

  • Nuestra propuesta para el 1 es clara: salir más veces al campo, a la naturaleza. Ese podría ser un propósito muy concreto para este año. Tocaría concretar dónde, con quién, cuándo… incluso fijarse ya la primera fecha.

  • Y para el 2 también lo tenemos muy claro : hacer del ocio algo más inteligente. Descansar, divertirse, no está reñido con aprender y sacar partido. De hecho los mejores expertos nos aseguran que cuando el niño o la niña está contento, feliz, aprende mucho más, la información le entra por todos los sentidos y esas vivencias se convierten en aprendizaje adquirido.

Te recomendamos por ello no conformarte con dejar a los niños pasar sus horas sin más, sino completarlas con actividades o sobre todo entornos donde, en libertad, se vayan sucediendo los estímulos positivos. LUDILAND PRETENDE SER UNO DE ESOS ENTORNOS DONDE, CON PROFESIONALES QUE GUÍAN, VAN REPITIÉNDOSE LOS ESTÍMULOS POSITIVOS PARA QUE APRENDAN FELICES.


Para ello cualquier estancia en uno de nuestros centros es un caudal de experiencias positivas y además tenemos talleres específicos para desarrollar todo su talento y sus diferentes inteligencias. Pregunta a nuestros profesionales sobre en qué va a disfrutar más tu hij@.

No hay comentarios:

Publicar un comentario